miércoles, 28 de octubre de 2009

MARC TAEGER EN DIAGONAL

Ilustraciones de Marc Taeger
Rodrigo González Martín - Segovia 18/10/2009




Una vez más la editorial Kalandraka apuesta por recuperar cuentos populares de tradición oral como éste Garbancito que habita en la memoria de niños y niñas de todas las generaciones. Pero como en otros libros de la editorial, Olalla González nos propone una divertida y moderna versión del cuento. La estructura repetitiva del cuento y la canción a modo de estribillo que recordamos con facilidad, fomenta la oralidad y la musicalidad: "Pachín, pachán, pachón, mucho cuidado con lo que hacéis..." El argumento de Garbancito es conocido por todos: Había una vez una familia que tenía un hijo muy pequeño, tan pequeño como un garbanzo. Por eso le llamaron Garbancito. Un día, cuando su madre estaba haciendo la comida, notó que faltaba el azafrán. Garbancito enseguida se ofreció a ir a la tienda. Su madre nunca le dejaba salir solo de casa, porque temía que la gente no lo viese y lo pisase. Pero Garbancito insistió. Le dijo a su madre que iría cantando; así, aunque no lo viesen, lo oirían, y nadie lo pisaría…. Con algunas variantes todos sabríamos seguir hasta el final.
Garbancito se enmarca en el ambiente familiar y protector del hogar; pero lejos de inculcarle complejos y debilidades al protagonista, a causa de su pequeño tamaño, otra discapacidad más, nos comenta Carmen Fernández Etreros, especialista en literatura infantil, nos transmite un mensaje positivo: Garbancito es fuerte, tiene iniciativa, sabe enfrentarse y resolver los problemas que le surgen, y además en este caso, tienen final feliz.
El texto divertido e inteligente se ve reforzado con las originales y coloristas ilustraciones de Marc Taeger, resultando un libro muy adaptado a todos los lectores.
La vida rural y su representación directa de las cosas, animales, árboles, así como los personajes del cuento, al margen de sus diferencias de tamaño, qué insignificancia, qué oportunidad narrativa, se visualizan en rasgos sencillos de líneas, colores llamativos, composiciones sin planos, fondos blancos, como si los hubiera pintado un niño o una niña de cinco o seis años.
Las ceras, material tan a la mano para todos, logran su mayor expresividad en los dibujos de Marc Taeger con formas simples, anatomías sincopadas y gestos expresivos. Los colores agotan e identifican cada objeto o personajes. No hay sombras, ni falta que hacen, los personajes agotan su luz en su palabra y en su acción. Cada imagen superpone objetos recortados, personajes sobresalientes, casas invertidas, recursos que dan coherencia plena al mensaje positivo y optimista de Garbancito.
Mejor que nunca el collage alcanza la categoría de lenguaje total y en el relato de Garbancito adquiere el valor de cultura plena.
No se olviden de mirar la composición del escaparate. Todo un regalo. Un paisaje en el que perderse, volviéndonos garbancitos.

El ilustrador:Marc Taeger nace en Berna (Suiza) en 1963.
Estudia Comunicación Visual, en las especialidades de Diseño Gráfico e Ilustración, en la Universidad de Trier (Alemania).
Después de haber vivido en Italia, Alemania y Portugal se instala en España en 1975. Actualmente trabaja desde Galicia como ilustrador y diseñador para medios de comunicación y agencias de publicidad. También desarrolla labores de traducción.
Su trabajo, que abarca la animación, la pintura, la literatura infantil y juvenil, la escultura y la obra gráfica, ha sido expuesto numerosas veces en distintos países del mundo, entre ellos Luxemburgo, Alemania, China, España y Francia.
A lo largo de su trayectoria ha recibido diversos galardones, sobre todo relacionados con el mundo de la publicidad y el diseño gráfico.
Premios Premio Junceda de Ilustración, en la categoría Ilustración Aplicada a Multimedia, 2003, por la página en internet www.marquski.com.
Primer Premio Daniel Gil de Diseño Editorial 2005, en la categoría de Libro Infantil, por La verdadera historia de Caperucita.


Esta noticia se puede leer al completo en la edición impresa de El Adelantado de Segovia.

martes, 27 de octubre de 2009

EN LA PRENSA

EL ADELANTADO DE SEGOVIA

Sara Nogales es una adolescente tímida, una gran lectora y una prometedora escritora aunque, de momento, estudia 3º de ESO en el instituto ‘María Moliner’ de Segovia. Ayer su abuelo comentaba que a sus catorce años había leído cientos de libros y su padre y su hermana de ocho años, con buena dicción, le ‘echaron un capote’ y leyeron su relato, ‘La oscuridad...’, con el que ha conseguido el premio ‘Reporteros de la lectura’, porque ella era un manojo de nervios.
Este premio, que llega a su sexta edición, es una iniciativa de 84 librerías españolas especializadas en literatura infantil y juvenil agrupadas en un grupo, el Club Kirico —www.clubkirico.com— perteneciente a la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL).
La entrega del premio a Sara Nogales, precisamente en el Día internacional de la biblioteca, tuvo lugar ayer en una de las librerías más activas del Club Kirico, la segoviana Diagonal, y la librera, Fuencisla Valverde, explicó que el objetivo de esta iniciativa es fomentar la lectura entre los más jóvenes.
Para ello desde estas librerías se proponen libros de calidad y distribuyen una guía trimestral para contribuir a la formación de la biblioteca familiar. Los libreros ofrecen un conjunto de libros seleccionados por temas y por niveles lectores. Valverde también informó de que el Club Kirico decidió ir más allá y convocar el premio ‘Reporteros de la lectura’, que actualmente tiene cuatro categorías: tres individuales: de 7 a 9 años, de 10 a 12 y de 13 a 15, y una para grupos.
La provincia ha dado ya buenos escritores y animadores a la lectura, pues además de Sara Nogales, otro premio individual y uno colectivo han quedado en Segovia en anteriores ediciones del premio.
En el caso del relato de Sara, el jurado, formado por libreros y responsables de editoriales españolas, tuvo en cuenta “... su alta calidad literaria, con un comienzo cargado de tensión narrativa que sirve a la joven autora para demostrar el placer que proporciona una buena historia”.
El director de EL ADELANTADO, Jesús Martínez, fue en encargo de entregar un diploma a la joven escritora que, además, ya está pensando en dedicarse al periodismo más adelante, aunque no está decidida del todo. Por su parte, la directora de CEGAL, Michèle Chevallier, le dio un cheque para canjear en libros y varios regalos, algunos cedidos por editoriales.
Ambos coincidieron en destacar la calidad del relato ‘La oscuridad...’, que la autora afirma haber escrito “en dos días”, y Martínez destacó el trabajo que hace EL ADELANTADO con centros educativos, utilizando el periódico como herramienta didáctica, al tiempo que habló del reto de mantener futuros lectores en un momento de grandes cambios introducidos por las tecnologías de la información.
Al acto asistieron también otros familiares de la premiada, así como el secretario del I.E.S. ‘María Moliner’, Florentino Navarro, y una de las responsables de la biblioteca de este centro, Margarita, que fue quien puso en contacto a la adolescente con el Club Kirico.

lunes, 26 de octubre de 2009