martes, 16 de marzo de 2010

viernes, 12 de marzo de 2010

MIGUEL DELIBES


Hoy se ha ido Miguel Delibes, el autor que mejor describió Castilla y a sus gentes.
Desde "El Bosque" nuestra admiración por uno de nuestros grandes escritores, ya todo un clásico.
Descanse en paz

jueves, 11 de marzo de 2010

RAÚL VACAS EN DIAGONAL EL 25 DE MARZO


Raúl Vacas estará con nosotros en la próxima tertulia, presentando su último libro y compartiendo nuestras lecturas.
Siempre es un placer que se acerque a vernos cuando está en la ciudad.

POESÍA EN SEGOVIA


Para saber más aquí.

sábado, 6 de marzo de 2010

CUENTACUENTOS DE MARZO

SÁBADO 6 DE MARZO

CUENTACUENTOS A LAS 12 H.

IRENE NOS CONTARÁ



. EL POLLITO PELADO



. TÍO LOBO



.LA PRINCESA QUE BOSTEZABA A TODAS HORAS






ENTRADA LIBRE Y GRATUITA

miércoles, 3 de marzo de 2010

ILUSTRADORAS A TRÍOS



Nos ha hecho mucha ilusión que hayan venido a visitarnos tres ilustradoras
Ester, Irene y Rebeca, gracias por vuestra visita y por dejarnos disfrutar de vuestro trabajo.

jueves, 25 de febrero de 2010

EL CAZADOR Y LA BALLENA


Nos han llegado novedades de la editorial OQO, destacamos este álbum que nos ha gustado mucho por el poético texto de Paloma Sánchez y las ilustraciones de Iban Barrenetxea que en su primer trabajo en álbum ilustrado nos parece que ha acompañado estupendamente al texto.
A partir de 8 años.



La reseña de la editorial


El cazador y la ballena

Paloma Sánchez & Iban Barrenetxea
14,50 € | 978-84-9871-221-6
40 págs. | cartoné | 22x28 cm |
febrero 2010
Una ballena solitaria que recorre el mar buscando a su manada. Un cazador que la persigue sin descanso y no parará hasta darle alcance. Dos protagonistas, y como escenario el inmenso y misterioso océano.
En un claro homenaje de la autora al clásico de Herman Melville, Moby Dick, y en la línea de la tradición de los mejores relatos de aventuras, Paloma Sánchez firma esta narración épica que OQO editora publica dentro de su Colección Q.
Se trata de una epopeya moderna sobre la lucha de un hombre contra las fuerzas de la naturaleza, pero la obra ofrece además otro nivel de lectura más intimista. Porque esta también es una historia que habla de soledades: la de un viejo lobo de mar en su barco y la de una ballena que un día perdió a su grupo en una tormenta.
La autora fragmenta el discurso narrativo en escenas. Cada una comienza con un verbo: Amanece… o Anoche… seguido de puntos suspensivos. Así sabemos que al día le sucede la noche, y a cada noche otro día, en una sucesión que parece no tener fin. Pero al cazador nada le importa, salvo capturar a su presa. Su obsesión no conoce límites, es eterna.
Iban Barrenetxea, en este primer trabajo como ilustrador de álbum, opta por eliminar cualquier elemento superfluo que pueda distraer la atención de los dos protagonistas de la historia. El marino que dibuja es un hombre recio, curtido, centrado únicamente en su persecución, por eso siempre aparece agarrado a su arpón, incluso cuando duerme.
Junto a esta faceta, el personaje presenta, sobre todo durante la noche, un lado más humano. Entonces el cazador aparece mirando al cielo, fascinado por la belleza que lo rodea, y su aspecto se suaviza mediante el vestuario (camisón y gorro de dormir). En esos momentos ya no desea luchar contra la naturaleza, sino fundirse con ella.
Las ilustraciones tratan de reflejar la soledad de los personajes y también sus estados de ánimo. Para recrear las emociones de los protagonistas, Iban recurre a imágenes surrealistas como mares de hojas, de girasoles, de cadenas… Otras veces son el sol y la luna, con su presencia majestuosa, los que nos dan las pistas para interpretar lo que vemos.
El ilustrador juega con el tamaño de los objetos. Ora son ridículamente pequeños (el minúsculo barco del cazador), ora desmedidamente grandes, como los instrumentos (una brújula, un farol, un catalejo) con los que el cazador trata de localizar sin éxito a la ballena. Con estos guiños introduce una nota de humor y pone de manifiesto, de una manera muy visual, la inutilidad de los esfuerzos del hombre frente al poder de la naturaleza.
Pero el álbum aún nos reserva una sorpresa final: esa imagen enigmática de la guarda que muestra un barco cubierto de hiedras y un arpón abandonado, y que deja en el aire una pregunta para que los lectores la contesten. ¿Qué fue del cazador?